Hola amig@s. En esta entrega de nuestro blog -entre esbozos-, hablaremos de ventanas, pero no de ventanas cualquiera sino de grandes ventanales que llenan de luz y alegría nuestras casas. Personalmente, me encantan, creo que dotan a la vivienda de un carácter especial y nos acercan al mundo exterior de un modo sutil (aunque dependiendo del caso) trasladando el interior al exterior y viceversa. Cada vez somos más los que optamos por estas ventanas de grandes dimensiones ya que parecen regenerar los espacios aportando mayor amplitud y creando nuevas atmósferas. Pienso que este formato de ventanas puede tener múltiples funciones dependiendo del lugar en donde las situemos variando, así, el aspecto y el uso en relación al dentro-fuera.


1. …en entradas

Ya hablamos hace unas semanas de las entradas y de la importancia que tienen debido a que son la primera impresión (en muchos casos) que nos llevamos al llegar a una vivienda. El modo con que decidamos presentarnos de cara al mundo (hablando de edificios y viviendas) es igual de importante para el aspecto de la vivienda que para la persona que va a llegar y va a recibir esa primera impresión de un “algo nuevo”. En este caso, quería remarcar este tipo de entradas en donde las ventanas nos dan una cierta permeabilidad para mostrarnos su interior y aplicar ligereza al diseño. Si es cierto que suele ser más común encontrarnos estas entradas en tiendas, oficinas u hoteles, cada vez son más aquellos arquitectos o diseñadores que se las ingenian para que la llegada al hogar sea lo más transparente posible y el resultado queda a la vista.



2. A espacios singulares… ventanas singulares

La composición a la hora de diseñar da como resultado una imagen moderna e integrada, pero sin perder su principal función, aportar luz natural al interior y crear una bonita sensación tanto para la casa como para nosotros mismos. En estos espacios singulares nos podemos sentir distintos que en cualquier otro rincón de la vivienda ya que, con el tiempo, terminamos por hacerlo nuestro y lo utilizamos para sentirnos cómodos y confortados en donde leer, pensar o escribir gracias a la inspiración que nos aporta ese lugar en particular.



3.  …en el salón

Aunque hoy en día es difícil decir cuál es la estancia de mayor relevancia en las viviendas, los salones siempre serán los salones. Es cierto que la arquitectura moderna nos acerca (gracias a nuevos materiales, sistemas de construcción e innovación en el diseño) un poquito más a cualquier lugar de la vivienda, pudiendo disfrutar, así, de las distintas zonas de la casa. Sin embargo, si vamos preguntando por ahí a personas que no estén en relación con el mundo de la arquitectura, el diseño o el interiorismo, nos dirán (he hecho la prueba) que la estancia a la que dan mayor uso es el salón. Por tanto, es un lugar para estar y habitar en donde pasar gran parte de nuestro tiempo. He seleccionado estas imágenes ya que aportan distintos puntos de vista de cómo se puede tratar a estas estancias para conseguir diferentes atmósferas y sensaciones.



Ya sean ventanas corridas, de gran formato o con divisiones, estas ventanas tienen la capacidad de transformar los interiores para que nos sintamos más realizados. La claridad en el salón (y en toda la vivienda) es uno de los puntos que más aprecio en el momento del diseño. Claridad = a estado de ánimo = felicidad. La importancia de llegar a casa y tener una visión apagada, oscura, lóbrega de nuestro nido donde descansar creo que no nos beneficia en nada y que puede llegar incluso a modificar nuestro estado anímico, de ahí la importancia de tener una buena iluminación natural para poder airear nuestra mente (y cuerpo a ser posible) y sentirnos vivos tanto dentro como fuera de nuestros muros.



4. La cocina, siempre mejor con grandes ventanas

Cada vez está más de moda cocinar, la cultura actual nos invita a ello y estamos rodeados de todo lo relacionado con la comida allí donde miremos: redes sociales, televisión, revistas, restaurantes de todo tipo… ¡Y es que es un gusto! A nosotros también nos apasiona e intentamos disfrutarlo y mejorar día a día. Pero si no mejoro más rápido, quizá sea porque no tengo esas super ventanas en mi cocina que parecen relajarnos e invitarnos a tomarnos nuestro tiempo para hacer las cosas con cariño y relajación. Cocinar de cara a la naturaleza te transporta de algún modo a un estado más natural en donde poder apreciar los alimentos y tomar conciencia de ello (y es gracias a no tener obstáculos visuales que nos separen de la vegetación). Me apunto lo de diseñar mi cocina ideal para cuando sea el momento, cocinar entre ventanas y naturaleza.



5. Ventanas al cielo

Los áticos y las buhardillas gozan de una posición privilegiada debido a su ubicación en las viviendas y edificios y abren un abanico de posibilidades realmente extenso para aquél que quiera jugar un mano a mano con su imaginación. Al estar en ellos, nos sentimos más cerca del universo y si disponemos de ventanas como en estas imágenes, la verdad es que la sensación es realmente increíble. Este tipo de ventanas en un ático nos generan amplitud, luminosidad y una bonita visual del exterior para disfrutarla a nuestro gusto. Aunque debemos tener cuidado ya que, al ser la parte más alta del edificio, también es la más expuesta al sol y debemos tomar las precauciones necesarias para lograr una estancia confortable en donde no haga ni mucho frío en invierno, ni mucho calor en verano.



Me quedo con todas, ¡no podría seleccionar una sola! La verdad es que son una maravilla e intentamos introducirlas en nuestros diseños cuando surge la ocasión. Las tengáis o no en vuestra casa, seguro que al verlas disfrutáis un poquito y compartís ese sentimiento con nosotros. Espero que os hayan parecido interesantes y aquellos que tengan la suerte de cocinar con grandes ventanas en sus cocinas, ¡que aproveche!


Imágenes vía Pinterest