Cada vez son más los que huyen de la aglomeración de los bloques de pisos y se instalan en una maravillosa casa “más o menos” aislada del resto de la civilización. Y no, no me refiero a esa gente que se va a vivir al campo, sino a esa gente que tiene la gran suerte de vivir en poblaciones con canales y que por lo tanto se pueden trasladar a una casa flotante.

Tras la segunda guerra mundial y debido a la escasez de viviendas apareció en Holanda esta nueva forma de vida, que primeramente adoptaron los hippies. Hoy en día esta es una gran alternativa para la gente que no tiene la posibilidad de vivir en un gran velero dando la vuelta al mundo, pero quiere vivir nuevas experiencias.

Aunque de primeras os pueda parecer que son pequeñas, oscuras y poco cuidadas, os aseguro que hoy en día existe un amplio catálogo de casas flotantes maravillosas en las que, no se vosotros, pero yo me iría con los ojos cerrados.


1. Donde instalarse

En España no tenemos la costumbre de hacer uso de espacios como lagos o ríos como nuestro nuevo vecindario (tampoco sé si es legal, pero deduzco que como en otras muchas cosas relacionadas con la arquitectura vamos un poco más atrasados que nuestros vecinos del norte) pero en países como Holanda, Hamburgo, Reina Unido y algunas ciudades de Estados Unidos como San Francisco o Seattle, esta forma de vida está más que explotada. Solamente en Amsterdam hay más de 2500 casas flotantes y ya no queda ni un hueco. Así que si estabais pensando trasladaros allí ya podéis ir buscando otro destino, ¿qué os parece Costa Rica?



2. Alquiler vacacional

Una buena manera de adentrarse en este nuevo mundo y conocer realmente lo que es vivir en una casa flotante es a través del alquiler vacacional. Algunas webs nos ofrecen alquilarlas para pasar nuestras vacaciones de una manera original ya sea por unos días o unas semanas. Esto nos permitirá vivir la ciudad de una bonita forma y disfrutar de sus vistas panorámicas desde otro punto de vista.



Como podéis ver son preciosas en su interior, con acabados exactamente iguales a los que podríamos encontrar en un hotel, y con grandes espacios luminosos y vistas inmejorables, aunque eso ya depende de donde la queráis echar el anclar.



3. Casas con nombre propio

Hoy en día muchos estudios de arquitectura se animan a diseñar una casa flotante y por eso me gustaría enseñaros algunos ejemplos.

Las hay de muchos tipos y estilos, más o menos modernas y de gran diversidad de estancias y tamaños.

La villa del agua, diseñada por Framework Architects + Studio Prototype está ubicada en el barrio Gabriël Metsustraat de Amsterdam. La casa de distribuye en torno a una gran escalera que recorre sus tres niveles y aporta luz a ellos a través del gran lucernario que la cubre. En el nivel principal encontramos la cocina y el salón mientras que las habitaciones se ubican en el nivel que está sumergido. De esta manera si sois de los que no pueden dormir con las persianas subidas ¡no tendréis problemas!



En esta ocasión X-Architects colaboró con el interiorista Leen Vandaele para crear esta casa flotante de estilo minimalista. Usando dos vigas de catamarán como estructura principal, esta casa flotante de dos niveles con terraza en su cubierta, es muy luminosa ya que la mayoría de sus cerramientos son de vidrio. Con unas dimensiones de 20 metros de eslora y 6.7 metros de manga alberga las habitaciones, el baño y la cabina de dirección en el primer nivel y la cocina, el salón y una terraza en el segundo nivel.



Plus 31 Architects en un estudio ubicado en Amsterdam con más de 10 modelos de casas flotantes a su espalda y con diversidad de estilos y acabados. Nos quedamos con un par de ellas muy luminosas.

La Watervilla es de planta alargada y cuenta con una fachada acristalada en su totalidad con una terraza que hace a las veces de porche. Esto permite que la relación con el exterior sea absoluta. Cuenta con dos niveles, uno de ellos sumergido, donde se encuentran las dos habitaciones y un impresionante baño. En el nivel superior hay un inmenso espacio diáfano que junto al ventanal describe a la perfección el estilo nórdico que predomina en su interiorismo.



La Watervilla Omval de estilo más moderno y minimalista en su interiorismo también cuenta con dos niveles. De distribución similar a la Watervilla pero esta vez con la diferencia de que genera medias alturas en la zona de las escaleras lo que le proporciona una terraza en la cubierta de parte de la embarcación.



4. Empresas constructoras

Si tras toda esta información os decidís a cambiar de vida y trasladaros a un bonito paraje aquí os dejamos un par de empresas que se dedican a la construcción de estas embarcaciones que también pueden tener otros usos como por ejemplo oficinas.

La empresa Eco Floating Homes realiza casas y oficinas con espacios dinámicos y flexibles. Estas se construyen a mano en su taller de Hertfordshire y se entregan en el lugar donde se vayan a flotar. El diseño de las embarcaciones surge de la colaboración entre sus diseñadores y los clientes creando casas altamente sostenibles que están en absoluto contacto y armonía con la naturaleza. Si queréis mas información podéis visitar su web aquí.



Go Friday es una empresa portuguesa dedicada al diseño y construcción de dispositivos y equipos náuticos para disfrutar del tiempo de ocio, de manera responsable pero despreocupada y del espíritu del fin de semana como su propio nombre indica. Son embarcaciones modulares 100% personalizadas con una gran eficiencia energética y sostenibilidad ambiental. El diseño modular de la casa significa que todos sus componentes, incluyendo el equipo y el mobiliario, pueden ser fácilmente almacenados en dos contenedores y enviados a casi cualquier parte del planeta. Si queréis mas información podéis visitar su web aquí.



5. Ciudades sobre el  agua

Actualmente algunas zonas del planeta están totalmente saturadas, de ahí que algunas ciudades empiecen a utilizar el agua como forma de expansión. Ya sea sobre el mar, ríos, lagos o canales las casas flotantes son una magnífica solución. En ciudades como Amsterdam existen barrios que gran parte de ellos se encuentran ubicados sobre el agua. En este caso os enseño el barrio de Ijburg, que amplió su territorio la zona interior del lago artificial Markermeer. Desde 1998 se habilitaron islas para la ubicación de nuevas viviendas flotantes, que empezaron a ver la luz en 2003. Esta intervención “urbanística” se suspendió a finales de 2004 hasta investigar las consecuencias medioambientales esto que podía provocar.



No se vosotros, pero quizá ¡yo me replanteo las vacaciones de este año! Espero que por lo menos haya sido tan inspirador para vosotros como para mí y ya sabéis, ¡nos vemos sobre el agua!


Imágenes vía Pinterest, Idealista, Eco Floating Homes, Archdaily, Homedsgn, Bowcrest, la voz del muro, Plus31 Architects, Estudio Quagliata.