¡Hola! en esta nueva edición toca hablar de patios en casas. A todos nos gustaría disponer de un trocito de jardín en nuestras viviendas para poder disfrutar del aire libre relajados en una hamaca y tomando el sol, pero no todos somos los afortunados que tenemos esa posibilidad. Aun así, a continuación, os mostraremos unos ejemplos que nos parecen fantásticos y muy atractivos para olvidar el invierno y ponernos a pensar ya en el verano.


1. Patios de estilo minimalista

Como ya he dicho, ¿a quién no le gustaría tener un patio en su casa? Y si eres de esos que tienen la suerte de tenerlo, ¿cómo decorarlo? En ese aspecto, los patios minimalistas son, quizá, con los que más me identifico. Prescinden por lo general de ornamento de todo tipo tanto vegetal como mobiliario, dando una mayor importancia al acabado del material y creando espacios limpios en donde se destaque aquello que se quiere potenciar. Cada cual sabe lo que le gusta y para qué quiere o cómo va a utilizar su patio, de modo que una piscina, un espacio de lectura o un lugar para relajarse son algunas de las opciones que harán de nuestro patio minimalista la envidia de cualquier vecino.



2. Patios dentro de casa

Otra forma de disfrutar de la vegetación y de la sensación de libertad en nuestra casa es incorporando el patio dentro de la vivienda. En el salón, en habitaciones o en zonas comunes como pasillos son también buenos lugares para disponer de ese trozo de naturaleza dentro del hogar. Crean una atmósfera sana ya que la vegetación es una muy buena manera de purificar el aire y además permiten a los espacios trasladar el exterior al interior y viceversa. Un árbol en el salón, unos columpios en las habitaciones de los niños… son elementos que nos pueden ayudar en el día a día y que nos harán sentir mejor y más positivos.



3. Patios con mucha vegetación

¡¡Oh la naturaleza!! ¿Y si hiciéramos de nuestro patio un pequeño retiro al bosque, selva o jungla? Para los amantes de las plantas, árboles y arbustos, tener un espacio en donde poder trasladarse a otro mundo solo con cruzar una puerta es un sueño hecho realidad, sobre todo si vivimos en ciudades en donde lo que más abunda es el hormigón, el asfalto o el ladrillo. Es una terapia fantástica para escapar de la monotonía de la ciudad y disfrutar de la tranquilidad que la vegetación nos brinda, relajándonos en nuestro espacio preferido de la casa y olvidando los problemas del día a día. Y si además añadimos una pequeña fuente o un estanque, escuchando el sonido del agua, definitivamente habremos abandonado la ciudad y estaremos con Alicia en nuestro país de las maravillas.



4. Patios con colorido y encanto

La decoración es uno de los elementos más importantes para crear ambiente y distintas atmósferas, dentro y fuera de la casa. Una imagen en blanco y negro nos transmite algo muy distinto que la misma imagen en color. Los patios coloridos siempre están ahí para alegrarnos y dar un toque de felicidad a nuestra vida, a ese momento en que lo necesitamos. Los muebles, las lámparas o las alfombras se pueden emplear a parte de para sentarnos o alumbrarnos, también para crear espacios mágicos y llenos de encanto que nos permitan disfrutar de ese trocito de cielo abierto que parece nos pertenece. Es otra magnífica manera de alejarnos de la cotidianidad y sumergirnos en nuestro espacio único creado por nosotros mismos.



5. Patios con piscina

Cualquier lugar es bueno para darse un chapuzón y si es en nuestro patio trasero, mejor que mejor, ¿no? Para los amantes de las piscinas, que sepan que todo es posible. Independientemente del espacio del que dispongamos, si decidimos incorporar una piscina, aunque ello signifique ocupar gran parte del lugar, sin duda estaremos ganando en calidad de vida. Si vivimos en lugares donde predomina el calor es una inversión más que rentable. Darse un bañito nos regenera por fuera y por dentro y al salir del agua parece que nos hemos quitado un peso de encima. Además, hoy en día, hay todo tipo de piscinas así que, si somos amantes de sentirnos flotando, no hay excusa para no hacerlo desde casa. Una atmósfera relajada con la iluminación adecuada es lo que necesitamos tras trabajar no sé cuántas horas seguidas. ¡Al agua patos!



Si invertimos en los patios, estaremos invirtiendo también en nosotros mismos y en nuestras familias y amigos (¡ya que más de uno no querrá irse de vuestra casa!). Son lugares fantásticos y mágicos donde damos rienda suelta a nuestra imaginación y hacemos realidad nuestros sueños. Y hasta aquí este nuevo post.

¡A disfrutar de esos patios!


Imágenes vía Pinterest